¿El horario de las comidas afectan en nuestra salud?

Y es por ello, por lo que vamos a hablar sobre la distribución durante el día de las comidas y sus posibles efectos sobre nuestro estado de salud.

Las evidencias sobre el horario de las alteraciones del sueño se vinculan con posibles fallos metabólicos y neurológicos. Pero hay determinados casos en los que todavía no se conocen con precisión qué ocurre exactamente.

En nuestra mente, tenemos el caso estándar de planificación nutricional diaria tan arraigada de realizar cinco comidas al día, siendo las tres principales desayuno, comida y cena, que con toda probabilidad damos por hecho que ésa es la mejor forma de comer.

Pero, ¿qué ocurre con el peso y la salud? Aunque la cantidad de calorías es importante para realizar una dieta, hay otros factores como el de los horarios de las comidas y el índice glucémico de los alimentos que también influyen.

Por suerte, a lo largo del tiempo, se han ido acuñando dispares investigaciones que nos pueden ayudar a dar una explicación más interesante sobre el tema en cuestión del horario de las comidas. Entre las más importantes, destacan las siguientes:

Conclusiones sobre el horario de las comidas

En base a la información arrojada por los anteriores estudios, se puede considerar que la influencia de los horarios en las comidas es pequeña y poco fundada en comparación con otros estudios.

Pero a pesar de ello, podemos y dispar; las revisiones siguen metodologías bastante heterogéneas y poco sistemáticas y los estudios son pocos y marcadamente diferentes, bastantes de ellos observacionales.

Pero haciendo un esfuerzo por intentar sacar algún resultado concreto, no parece que sea positivo para la salud que la comida de mayor aportación calórica sea la cena.

Los efectos negativos de comer tarde podrían llegar a la reducción del gasto energético, la inadecuada regulación de la glucosa y la alteración hormonal. Además, un horario de comidas inconstante puede afectar negativamente a nuestra salud y peso.

De otra manera, desde la perspectiva de descartar mitos, también se podrían concluir un par de cuestiones. En primer ligar, no existen evidencia de que el aumento de la frecuencia de las comidas provoque beneficios para la salud ni un menor riesgo de ganar más peso.

Por otro lado, no existen pruebas de peso que aporten criterios para priorizar cierto tipo de alimentos o macronutrientes en ciertos momentos del día. Así que las creencias sobre que hacen falta carbohidratos por la mañana para rendir mejor o que los carbohidratos por la noche engordan más, son creencias no fundadas.

Las conclusiones existentes respecto al tema, es que cuando tengamos hambre, comamos. Que si podemos, tratemos de mantener los horarios de las comidas estandarizados, y que no comamos tarde.

Fácil, ¿verdad? Pues ya sabemos qué pautas deberemos seguir respecto al horario de las comidas para que nuestra dieta sea más saludable. Pero, habrá que mantenerse atento a futuras investigaciones.

Fuente: ejerciciosencasa.es

Nutrition and diet, Good to know